Alimentos Saludables

La Hoja de Ruta plantea posicionar a Chile entre los países referentes en la producción de alimentos saludables a nivel mundial, con una industria competitiva, que contribuye a la diversificación y sofisticación productiva del país y proporciona los más altos estándares de calidad, inocuidad, sustentabilidad y calidad de vida. Este posicionamiento se logrará mediante el desarrollo de una industria de alimentos sustentable de vocación exportadora, enfocada en (i) la agregación de valor a sus materias primas mediante procesos de transformación y (ii) la diferenciación de sus productos. Este trabajo debe motivar a todos los actores de la cadena de suministro y producción a efectuar un trabajo colaborativo coordinado para fortalecer la productividad e innovación.
En la actualidad Chile ocupa el 23er lugar dentro de los principales exportadores agroalimentarios del mundo, con exportaciones de alrededor de US$18 mil millones a 168 países. Sin embargo, el 75% de estas exportaciones corresponden a productos frescos y semi-procesados de limitado valor y que no requieren de una plataforma tecnológica sofisticada para su producción. Más aún, el 90% de esas exportaciones recaen en solo 64 categorías de productos, lo que se traduce en una baja diversificación del sector al compararse con los países líderes en este ámbito cuyas paletas exportadoras están compuestas por más del doble de ese número de categorías.

Dado que Chile cuenta con una serie de ventajas comparativas para la producción de alimentos de alta calidad (por ejemplo, barreras fitosanitarias naturales, amplia variedad de climas, superficie cultivable superior a algunos de los países líderes, el ecosistema de Humboldt que le otorga una amplia diversidad genética, solo por nombrar algunos) el programa se ha planteado como objetivo el aumentar las exportaciones agroalimentarias del país mediante un aumento en la diversificación y sofisticación de la oferta de alimentos procesados e ingredientes funcionales, con atributos que respondan a las necesidades de salud y bienestar del consumidor mundial.

Cumplir con este objetivo requerirá una inversión en plataformas tecnológicas habilitantes, una focalización de los esfuerzos de I+D+i, la ejecución de una cartera de proyectos clave con un fuerte componente industrial y un acento en generar y favorecer las dinámicas asociativas para su ejecución. Esto abre importantes oportunidades para el co-desarrollo desde las empresas y los centros de conocimiento.

Los esfuerzos estarán centrados en torno a cuatro ejes principales: Materias Primas Dedicadas, Ingredientes y Aditivos Especializados, Envases y Materiales de Embalaje y Alimentos Saludables.

  • Hitos Preliminares

  • Q3 2016
  • $16.132 millones co-financiados por el FIE (28% privados)
  • Q4 2016
  • 18 proyectos Innovación e I+D en alimentos saludables
  • Q1 2017
  • 2 Polos Territoriales para el desarrollo de ingredientes
  • 2 Programas Tecnológicos (Ingredientes y Envases)
  • Modelo negocios para Certificación Electrónica silvoagropecuaria y acuícola
  • Q2 2017
  • 2 nuevos Polos Territoriales para el desarrollo de ingredientes
  • 16 proyectos adicionales Innovación e I+D en alimentos saludables
  • Q3 2017
  • Identificación para mejora de eficiencia en procesos agroindustriales
  • Q4 2017
  • Estándares de alimentos funcionales,
  • Inauguración 4 Polos Territoriales para el desarrollo de ingredientes
  • Q1 2018
  • Sistema de laboratorios de referencia
  • 4 Programas de reducción de nutrientes críticos,
  • 4 Planes de cierre de brechas en contaminantes químicos