¿Qué es el FIE?

Creado en Febrero del 2015 como parte de la Agenda de Productividad, Innovación, y Crecimiento de Ministerio de Economía, el Fondo de Inversión Estratégica (FIE) es un instrumento de política pública orientado al financiamiento de iniciativas orientadas a mejorar la productividad, diversificar nuestra base productiva e incrementar el valor agregado de nuestra economía.

El FIE focaliza sus inversiones en iniciativas de alto impacto cuyos resultados tempranos deben  materializarse  al 2018.

 

La propuesta de valor del FIE considera:

  • Financiamiento de iniciativas públicas que resuelvan brechas, fallas de mercado o de coordinación, y aborden oportunidades que desencadenen el desarrollo productivo.
  • Coordinación público – privado que faciliten la inversión en iniciativas de alto impacto en términos de desarrollo productivo.
  • Financiamiento a los ejes estratégicos establecidos por los Programas Estratégicos de Especialización Inteligente de Corfo así como actividades priorizadas por otras agencias gubernamentales.
  • Generación de impacto y externalidades asociadas a creación de empleo, fomento a la inversión, sofisticación de cadenas de valor y promoción de exportaciones.

A través del FIE se pueden financiar las siguientes actividades:

  • Estudios de pre-inversión
  • Generación de bienes públicos
  • Fortalecimiento de capital humano
  • Equipamiento y capacidades tecnológicas
  • Desarrollo de infraestructura habilitante

 ¿Por qué Inversiones estratégicas?

Durante los últimos 25 años, Chile ha logrado posicionarse como una economía abierta, con 24 acuerdos comerciales  que lo conectan de manera preferente con más del 85% del PIB del mundo. Esta  agresiva política comercial y  sólido ensamblaje institucional – caracterizado, entre otros, por una fuerte disciplina fiscal, estabilidad política y un sólido sistema bancario – hacen de Chile un mercado de gran atractivo para la inversión extranjera, recibiendo por este concepto más de USD $100.000 millones entre el 2009 y 2013. . Sin embargo, más del 50% de esta inversión aún está orientada a la extracción de recursos naturales.

Es así como hoy nos encontramos en un momento transformativo de nuestra industria donde las condiciones están dadas para diversificar y sofisticar nuestra base productiva para pasar de ser una economía basada en la producción de commodities a un exportador de bienes y servicios de alto valor agregado. Para poder aprovechar esta oportunidad, Chile debe invertir en el desarrollo de industrias y capacidades  que permitan a empresas chilenas salir al mundo y a compañías globales establecer sus centros de operaciones en Chile. Este no es un proceso simple ya que fallas de mercado y de coordinación evitan que se generen los cambios disruptivos requeridos para aprovechar estas oportunidades con la velocidad requerida por el país y hacer frente a los desafíos y oportunidades que hoy el mundo nos plantea. A modo de ejemplo, la falta de experiencia tecnológica, el desconocimiento de mercados externos y/o falta de financiamiento previenen el desarrollo de nuevos sectores productivos o limitan la capacidad de cambio de los ya establecidos.

Con el objetivo de acelerar nuestro proceso de desarrollo,  el gobierno de Chile se ha propuesto superar estas brechas mediante la realización de inversiones estratégicas en áreas de alto impacto para nuestra economía.